EL REAL MADRID, SIN RACHA... PERO SIN DRAMAS

En temporadas tan cargadas de partidos como las del baloncesto continental (que pueden irse a más de 90 choques, una decena de Clásicos, series de Euroliga a cinco partidos....), las derrotas no son un episodio demasiado dramático. El Real Madrid empezó lanzado, pero en poco más de 10 días cedió tanto en Liga Endesa como en Euroliga. Unicaja y Fenerbahçe tiraron por tierra un inicio historico. Pero debe lamerse las heridas, obligado, y la visita del Breogán al WiZink Center (12:30 horas, Vamos por Movistar+) es el primer paso. Ya no hay racha, pero tampoco se debe caer en dramas.

Existen similitudes entre los choques perdidos ante Unicaja y Fenerbahçe a partir de los que deben mejorar los de Chus Mateo. Concedieron demasiado en los últimos cuartos, 33 ante los andaluces y 28 en Turquía. Además de no tener excesivo cuidado de balón con 14 pérdidas en cada uno de ellos. Detalles que marcan los desenlaces, aunque no es la tónica habitual de la temporada. Y, claro está, en baloncesto el talento marca la diferencia. Por ejemplo, ante el conjunto otomano Scottie Wilbekin y Yam Madar dibujaron un final excelente, cosa que hizo saltar todo por los aires.

"Seguiremos trabajando del mismo modo, lo que pasó ya es parte del pasado", explicó Mateo. Sin mayor dramatismo. Centrados en Río Breogán, que destaca como un equipo excelente en cancha propia. Son la quinta mejor defensa, con 12 puntos encajados menos que el Madrid. "Siempre nos pone muchos problemas, juega bien al baloncesto, tiene mucho físico y no te permite muchas licencias en la pintura. Compite muy bien y no da un partido por perdido. Está también participando en Europa y juega con mucha energía, independientemente de su acierto. Nos van a poner las cosas complicadas seguro", analizó el técnico blanco.

Esa 'reacción' por Campazzo, que dio un recital en Estambul, Tavares, eliminado en la parte decisiva del último partido o un Dzanan Musa que volverá a medirse a un club que le dio el gran salto a su carrera deportiva. Piezas habituales que venían bordando su trabajo y que nadie puede sentenciar nada negativo tras diez días en los que dos derrotas llegan.

"Hay que dar la importancia justa a ser primeros, pero las victorias siempre ayudan de cara a la confianza del equipo", concluyó Chus Mateo. Ganar es la mejor medicina para un equipo que sigue asustando a Europa con su estilo arrollador.

Sigue toda la información deportiva en www.marca.com y suscríbete a Orbyt

2023-12-02T16:52:11Z dg43tfdfdgfd